La importancia de una buena estructura organizacional

Como su nombre lo refiere, se trata de los cimientos de nuestra organización. Somos nosotros mismos los que decimos cuanto tiempo y esfuerzo invertir en lo que a final de cuentas sostendrá a nuestra empresa.

Pongamos el siguiente escenario; si tuvieras que crear un puente para poder cruzar un río muy caudaloso, sabiendo que solamente de tu esfuerzo depende tu seguridad, ¿invertirías tiempo en conseguir los materiales adecuados, aplicando todo tu conocimiento y lógica para crear un puente lo suficientemente seguro para que puedas cruzarlo una y otra vez, confiando en que el esfuerzo valió la pena tanto para ti como para personas que en un futuro necesiten cruzar el puente contigo? ¿O preferirías hacer un trabajo rápido pero que no te garantice poder cruzar con seguridad las veces que quieras o que pongas en riesgo la seguridad de las demás personas que crucen contigo?

En las organizaciones es igual, por una mala estructura organizacional puede colapsar la empresa y afectarte a ti y a las personas que colaboran contigo. Además, una estructura organizacional podrá facilitar la planeación estratégica para tener muy claros tus objetivos personales y los de la empresa. No se necesita ser un experto para diseñar una estructura organizacional sólida, basta con saber la misión o razón de ser de la empresa y tener bien visualizados nuestros objetivos para comenzar con el pie derecho. En el caso del puente, la razón de ser es brindar seguridad a cualquier persona que tenga la necesidad de cruzar el río y el objetivo principal sería llegar sano y salvo al otro lado del río.

Ahora que sabes lo que implica una buena estructura, ¿qué tipo de puente es el que estás construyendo en tu organización?

Leave a Comment

Your email address will not be published.